Amos de casa, un hábito que viene creciendo

La figura masculina ha sufrido una trasformación en los últimos años gracias a la reivindicación de los derechos de la mujer, en donde ellas cada vez ganan más espacios en el ámbito social, laboral y político de la sociedad colombiana. Sin embargo, preocupaciones diarias como la crianza de los hijos en un mundo cada vez más inmoral ha requerido la presencia permanente de alguna de las dos cabezas de hogar en la casa.

Este nuevo rol llegó a nuestro país desde hace algunos años y fue proyectado en la pantalla chica en el 2013 cuando se emitió por el canal de televisión RCN la serie de comedia Amo de Casa, protagonizada por Rolando Tarajano y Katherine Vélez, en la que un padre de familia que es despedido de su trabajo se ve en la obligación de ocuparse en los quehaceres del hogar mientras su esposa trabaja en una prestigiosa compañía.

Para tener una percepción de cómo han tomado los hombres ibaguereños este nuevo rol hemos decidido encuestar a algunos y estas fueron las  principales conclusiones:

¿Qué circunstancias los han llevado a convertirse en amos de casa?

La necesidad de que uno de los miembros estuviera pendiente de la crianza de los hijos facilitándose este oficio a estos varones, pues sus trabajos no requerían de cumplir un horario  o permanecer en una oficina.

¿Cuál es el mayor reto que han tenido que enfrentar en este nuevo rol?

Posponer sus metas laborales, profesionales y académicas, así como encargarse de los quehaceres de la casa y la crianza de los niños.

¿Cuál ha sido el mayor aprendizaje que se han llevado de esta experiencia?

Poder conocer y compartir más con los hijos además de valorar el trabajo de las amas de casa incluyendo el que hicieron sus madres su crianza.

En México ya se han dado importantes avances en este oficio, pues el hombre o la mujer que haya hecho de amo o ama de casa durante el matrimonio, al darse la posibilidad de disolverse la unión marital, este o esta tendrá derecho a una ‘Pensión Compensatoria’ en retribución al tiempo que se dedicó al hogar y a sus hijos en el que quedó imposibilitado o imposibilitada de tener una independencia económica.

.