Hábitos para la eterna juventud

Las mujeres queremos vernos siempre jóvenes y bellas, que a pesar de nuestros años nadie pueda evidenciarlos por el estado de nuestro cuerpo, para ello debemos modificar nuestro estilo de vida por uno más saludable. En esta edición te regalamos pequeños hábitos que puedes adaptar a tu vida para prolongar tu vitalidad.

Dormir: Es el único momento en el que tu cuerpo puede realmente restaurarse; dormir poco hace que envejezcamos más rápido, así que como mínimo duerme las 8 horas diarias recomendadas por los expertos.

Agua: Estar bien hidratada te ayuda a eliminar toxinas, recuerda beber mínimo 8 litros de agua, pero si te encuentras en un lugar de temperaturas muy altas deberías aumentar la dosis. Para saber si estás bien hidratada, revisa que tu orina sea clara.

Alimentos crudos: Verduras y frutas pierden sus valores nutricionales al ser sometidos a altas temperaturas; por lo tanto al comer estos alimentos crudos tu cuerpo recibirá vitaminas y antioxidantes que combaten el envejecimiento.

Cero estrés: Las personas que se estresan menos y se toman todo más relajado siempre parecen mucho más jóvenes; el estrés trae consigo otras enfermedades que lastiman nuestro cuerpo y lo debilitan. Así que evita los malos ratos y ve el lado positivo de todo, igual todo tiene solución.

No fumar. Fumar está rotundamente prohibido si quieres permanecer joven, al hacerlo tu cuerpo se está llenando de muchas sustancias toxicas que le hacen daño; por tal razón tu cuerpo puede envejecer hasta 10 veces más rápido. Además debes alejarte de las personas que lo hacen, ser fumador pasivo también hace que envejezcas.

Nutrir tu piel: Usa cremas que contengan vitamina A, esta promuévela circulación en la sangre y te protege de los radicales libres.

Protector solar obligatorio: Úsalo en todas las partes de tu cuerpo que estén expuestas al sol; el factor de protección debe ser el más alto posible, especialmente en el rostro. Además recuerda que debes evitar al máximo exponerte al sol entre las 10 am y las 4pm.

Ejercicio: Muchas enfermedades y el envejecimiento prematuro son causados por llevar una vida sedentaria. Trata de por lo menos ejercitarte una hora diaria, así promueves una buena circulación sanguínea, liberas toxinas y te sentirás más activa.

Jabón para el rostro: Trata de lavar tu cara con un jabón neutro que no sea aromático; los jabones con aromas agradables generalmente tienen alcohol, el cual reseca las células de la piel. Sin embargo, es necesario que laves tu cara antes de dormir para eliminar la suciedad que has ganado durante el día, evitando la aparición de acné y otras irritaciones.

Menos carnes rojas: Se ha demostrado en varios estudios que el comer carnes rojas acelera el envejecimiento.

Música: Escuchar canciones que te suban el ánimo hace que tu cuerpo se sienta saludable, y aumente las defensas.

Poco azúcar: Si bien nos encanta, consumir grandes cantidades de azúcar hace que perdamos colágeno. Por otra parte daña los dientes, una dentadura fea siempre nos hace ver descuidados y mayores.