Mujer: ¡prevé y actúa!

¿Sabías que el cáncer de mama y cuello uterino son los más frecuentes en la mujer y afecta a una de cada nueve mujeres en nuestro departamento? Según el ginecólogo Oncólogo Yesid Sánchez Jiménez, si se diagnostica a tiempo y se trata correctamente, se puede curar. 

¿Qué factores aumentan la probabilidad de padecer cáncer de mama?

Según el doctor Sánchez Jiménez, el cáncer de mama puede ser ocasionado por factores genéticos, ambientales y del medio. Realmente no hay causas específicas de este tipo de cáncer. Por eso es tan importante practicar el autoexamen una vez al mes, un examen clínico por parte del médico una vez al año, así como la mamografía como método de tamización luego de los 50 años, para su detección temprana.

Cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello de útero es también uno de los cánceres más frecuentes en la mujer y, al igual que el de mama, puede ser tratado con éxito si se descubre tempranamente.

Es un tumor originado a partir de una transformación maligna de las células epiteliales que revisten este segmento del útero. El cáncer de cuello uterino es contraído en 99.5% por el Virus Papiloma Humano (VPH).

Prevención primaria

Prever que la enfermedad llegue, con la vacunación contra el VPH, que en este momento es gratis para niñas entre los nueve y 18 años. Para las mujeres que se quieren vacunar lo pueden hacer hasta los 26 años, pero si sobrepasas esta edad, puedes vacunarte, pero su prevención puede ser menor.

El uso del preservativo y tener una pareja estable también se cuentan en el rango de prevención primaria.

Prevención secundaria

La detección temprana de la enfermedad, se realiza mediante la toma periódicamente de la citología vaginal y test de VPH. La citología te la puedes efectuar a partir de los 21 años o tres años después de iniciar tu vida sexual.

El test de VPH es una prueba parecida a la citología que identifica el Virus del papiloma humano. Es una prueba con DNA que arroja el resultado sobre si hay o no hay presencia del virus, y se usa en conjunto con la citología para mujeres después de los 30 años. Estos dos exámenes posibilitan la detección temprana y poder actuar.